domingo, 22 de abril de 2018

Fundación Fraternidad Medellín, la educación como camino


martes, 2 de mayo de 2017

Fundación Fraternidad Medellín, la educación como camino Este año la Fundación Fraternidad Medellín cumple 60 años de trabajo social. Inició con proyectos de vivienda, mil en total, que representaron un aporte importante para el tamaño de la ciudad en ese entonces. Esto, hasta que el gobierno nacional empezó a atender el tema. Luego, con base en un análisis de las problemáticas sociales y de las valiosas fundaciones que las atendían, decidió convertirse en fundación de segundo piso para apoyar y consolidar el trabajo de estas organizaciones: el principio de ayudar a ayudar. Bajo esta modalidad se han beneficiado más de 400 organizaciones y continúa siendo una de sus líneas de trabajo. Todo esto, concentrado en Medellín y el Valle del Aburrá. 


En 2009 decide ir otros lugares de la región de Antioquia y elige la educación como camino principal para hacerlo. Así hace presencia hoy en varias subregiones: Oriente, Suroeste y Urabá, especialmente en comunidades rurales. 


El objetivo: mejorar la calidad de la educación pública. El comienzo: proveer un espacio digno para que las transformaciones empiecen. Y esto es que la Fraternidad inicia su intervención con la reconstrucción o el mejoramiento y la dotación de la infraestructura educativa, de tal manera que se pueda tener espacios de aprendizaje propicios para el paso siguiente: desarrollar estrategias que sigan tejiendo procesos educativos de calidad, de la mano de estudiantes, docentes, directivos, padres de familia y comunidad. 


Convencida del impacto positivo que tiene una adecuada infraestructura y dotación en el proceso educativo, Fraternidad llega a las comunidades, y de la mano de aliados como fundaciones, empresas, autoridades locales o regionales y comunidades educativas, renueva la infraestructura pública como primera tarea, la dota de lo necesario para trabajar, e inicia una ruta que pasa por mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje de las áreas básicas, formar a los niños y jóvenes en habilidades para la vida mediante la cultura y el deporte, promover el liderazgo juvenil y fortalecer la labor de los docentes y directivos.


Y más. La institución educativa, única presencia del Estado en muchas comunidades, se convierte en el eje en el que se soportan otros procesos de desarrollo. Se abordan otros factores que inciden en la educación como las condiciones socioeconómicas de las familias y de las comunidades circundantes: el emprendimiento familiar y asociativo, la organización y participación comunitaria, el nivel de escolaridad de los padres, la relación de las familias con la escuela, con las instituciones, con el medio ambiente. Una integralidad que facilita las transformaciones. 


De esta manera, Fraternidad hace presencia en 46 sedes educativas, cuatro parques educativos y cuatro escenarios deportivos, de 23 municipios, beneficiando a unas 13 mil personas. Todo esto sumado al regalo que hizo a la ciudad en 2006: el antiguo Colegio San José de los Hermanos de la Salle, una infraestructura educativa que pasó de albergar 1200 niños a tener 12 mil jóvenes universitarios. 
Así, son 25 mil niños y jóvenes de Antioquia que se forman en espacios dignos. 

 

 




Tags

Últimas noticias