24 octubre, 2020
Inicio » Blog » ¿Cómo deberían responder los filántropos al coronavirus?
Artículos AFE Fundaciones AFE La AFE Noticias

¿Cómo deberían responder los filántropos al coronavirus?

Clare Wilkins, Principal: Effective Philanthropy at New Philanthropy Capital (NPC)

(Este artículo hace parte de una serie de documentos recomendados y traducidos al español por la AFE para analizar de la mano de expertos y líderes internacionales, el rol del sector fundacional frente a la emergencia ocasionada por la pandemia del Coronavirus)

 El Covid-19 crea desafíos sin precedentes para todos nosotros, y es probable que todos en el Reino Unido se vean afectados de alguna manera antes de que alcancemos una nueva normalidad. Aparentemente, nuestra respuesta instintiva a una crisis de este tipo es refugiarse, provisionarse de papel higiénico, lavarse la mano, y mantenernos a nosotros mismos. Sin embargo, ese es un lujo que el sector social no puede permitirse, y debemos trabajar de manera proactiva y colectiva para asegurarnos que las amadas y necesarias organizaciones benéficas sobrevivan a los desafíos futuros.

Los filántropos tienen un papel clave que desempeñar para mantener vivo al sector social en estos tiempos difíciles, pero muchos no están seguros de cómo pueden responder mejor a la incertidumbre actual. Aquí hay algunas ideas sobre cómo los filántropos pueden abordar la crisis actual.

Ser proactivo

Algunos filántropos prefieren no trabajar principalmente con recaudadores de fondos, pero el hecho es que la mayoría de las personas en el Reino Unido dan porque se les ha preguntado, ya sea cara a cara, a través de una carta o un anuncio de televisión. En la situación actual, a las organizaciones benéficas les resulta difícil hacer la solicitud. Las reuniones cara a cara son raras, la recaudación de fondos en la calle es más desagradable que nunca, y los eventos como las mañanas de café y las campañas de beneficencia se cancelan, con graves consecuencias para los ingresos de la caridad.

En este contexto, es importante que los filántropos estén al frente con sus donaciones. Los financiadores deben contactar a los beneficiarios de manera proactiva para asegurarles su apoyo y ser transparentes sobre el potencial de futuras donaciones. Los financiadores podrían ofrecer adelantar compromisos a más largo plazo, para dar a los beneficiarios el impulso inmediato que necesitan para sobrevivir a sus desafíos a corto plazo. Es importante destacar que los financiadores deben considerar seriamente hacer donaciones sin restricciones, o quitar la restricción de las donaciones existentes, para dar a las organizaciones benéficas la flexibilidad que necesitan para mantener sus operaciones.

Ser imaginativo

Por tentador que pueda ser apoyar áreas visiblemente vinculadas al coronavirus, como la investigación médica de Covid-19, estas son bien atendidas por la comunidad internacional. En cambio, los filántropos que buscan causar un impacto deben mirar más allá de los titulares, identificar grupos recientemente vulnerables en el hogar y ayudar a las organizaciones benéficas que los apoyan. Esto podría incluir financiar organizaciones como el Trussell Trust, que proporciona apoyo de seguridad alimentaria, o nuevas iniciativas como el código abierto Coronavirus Tech Handbook para organizaciones benéficas.

Es posible que los donantes deseen explorar opciones para financiamiento de respuesta rápida, financiamiento conjunto o trabajar con sus fundaciones comunitarias locales que podrían estar bien ubicadas para coordinar las respuestas a la crisis en sus áreas, un modelo que actualmente está en marcha en los Estados Unidos. El desafío único generado por el coronavirus brinda una oportunidad a los filántropos que están abiertos a compartir el poder y a adoptar nuevos modelos de asociación para explorar nuevos enfoques y tener un gran impacto.

 

¿Qué organizaciones benéficas no podemos permitirnos perder?

Para las organizaciones benéficas que ya están en el borde de la supervivencia, los desafíos generados por el Covid-19 pueden ser más de lo que pueden sobrevivir, y los financiadores deben tener en cuenta la supervivencia de la organización en su toma de decisiones. Los filántropos siempre deben hacer preguntas fundamentales sobre la efectividad, pero en la situación actual también podrían preguntar «¿qué organizaciones benéficas no podemos perder?» Esto podría abrir un conjunto de beneficiarios que los donantes consideran brillantes y esenciales, pero por una razón u otra nunca las han podido apoyar. Los filántropos deberían considerar este grupo cuando tomen decisiones sobre las donaciones y tomar la iniciativa de mantener vivas a las organizaciones en las que creen.

Fomentar la transparencia

Todo esto puede implicar que los filántropos deberían dejar libres a los beneficiarios cuando se trata de rendimiento e informes. Ese no es el caso. Idealmente, los líderes de caridad ya estarán trabajando para mitigar nuevos problemas. Es posible que no puedan llegar a ciertos usuarios del servicio, como los residentes de la prisión, o que tengan que retrasar ciertas actividades, como los eventos de capacitación. En respuesta, deberían pensar en la mejor manera de usar su tiempo, personas y recursos, y encontrar nuevas formas de lograr su misión. Esto podría significar cualquier cosa, desde la creación de nuevos recursos en línea, hasta algo tan poco atractivo como una auditoría de su base de datos demorada pero necesaria, pero deberían informar a los donantes al respecto. Los filántropos pueden ayudar alentando dicha transparencia (como muchos ya se han comprometido a hacer) y entendiendo las noticias que reciben, sin abandonar por completo las expectativas.

Ser oportuno

Para los filántropos, ahora podría no parecer el momento óptimo para dar, o dar más. Los mercados de valores han bajado y las inversiones están retornando poco o nada. Sería fácil para los financiadores esperar su tiempo hasta que se sientan más cómodos con sus propias finanzas. Pero eso sería un error. El momento de la donación es más importante que nunca, y la donación realizada hoy es probable que sea más vital que la donación que se realice dentro de seis meses. Los filántropos deberían considerar presentar donaciones planificadas para ayudar a las organizaciones benéficas en los momentos difíciles que enfrentan ahora, considerar dar más y trabajar con los beneficiarios para darles la mayor posibilidad de supervivencia, de modo que cuando la crisis del coronavirus termine, las organizaciones benéficas aún estarán aquí para ayudar a las personas que los necesitan.

 

Tomado y traducido de: https://www.alliancemagazine.org/blog/how-should-philanthropists-respond-to-the-coronavirus/

 

Entradas relacionadas

Fundación Amanecer nos comparte su proyecto Territorio Vivo 2.0: Desarrollo Social Comunitario

Comunicaciones-AFE

Misión Regional AFE 2018 Buenaventura: Te contamos todo

Comunicaciones-AFE

Pasantía Internacional de la Federación Antioqueña de ONG

Comunicaciones-AFE

Dejar un comentario

X