9 agosto, 2020
Inicio » Blog » COVID-19⁠— Siete cosas que la filantropía puede hacer.
Artículos AFE Biblioteca Noticias

COVID-19⁠— Siete cosas que la filantropía puede hacer.

Marzo 2, 2020 | LAUREN A. SMITH*

(Este artículo hace parte de una serie de documentos recomendados por la AFE para analizar de la mano de expertos y líderes internacionales, el rol del sector fundacional frente a la emergencia ocasionada por la pandemia del Coronavirus)

 

A medida que los gobiernos, las empresas y las personas se esfuerzan por responder a la amenaza de la pandemia por el COVID-19, aquellos de nosotros que trabajamos en el sector social nos preguntamos qué podemos hacer para contribuir de manera efectiva.

En 2009, era la directora médica del Departamento de Salud Pública de Massachusetts y trabajé con mis colegas para enfrentar desafíos similares planteados por el brote del virus H1N1. Aprendí por experiencia que las respuestas durante un momento de crisis son tan buenas como la fuerza de preparación, los sistemas de apoyo y las relaciones que existían antes de la crisis.

Debido a la recesión que Estados Unidos estaba experimentando en ese momento, nos enfrentábamos a posibles recortes presupuestarios en los componentes críticos de nuestra respuesta, incluidos los laboratorios de salud pública que necesitábamos para ayudarnos a confirmar los casos. Afortunadamente, pudimos evitar eso y Massachusetts se convirtió en uno de los primeros estados en ser autorizado para hacer pruebas confirmatorias a nivel local, en lugar de tener que depender en llevar las muestras a los CDC. El valioso tiempo ahorrado en obtener resultados definitivos en tiempo real, nos permitió responder eficazmente para proteger a los habitantes de formas que de otra manera no hubieran sido posibles. La capacidad de nuestro laboratorio para prepararse para hacer las pruebas solo fue posible porque nuestro estado tuvo la previsión de haber invertido en personal altamente capacitado, las instalaciones necesarias y los recursos antes de que ocurriera la pandemia.

La moraleja de esta historia es que es esencial estar preparado con anticipación y resistir la tentación de destripar la infraestructura de salud pública cuando no se avecina una crisis inminente. Sin embargo, en este momento, los Centros para el Control de Enfermedades, que es un elemento clave de nuestra respuesta a las pandemias, se enfrenta a un importante recorte de presupuesto, recomendado por la administración actual, que ha pasado los últimos años socavando y desmantelando intencionalmente las mismas partes del gobierno que tienen como propósito protegernos y responder a estas amenazas.

Mi trabajo como pediatra y funcionaria de salud pública también ha marcado un punto indeleble: cualquier desastre natural o emergencia de salud pública siempre afecta a los grupos marginados o excluidos antes de la emergencia. A estos grupos a menudo se les ha negado los recursos materiales para protegerlos de amenazas como un brote de enfermedades infecciosas o una tormenta devastadora.

Por ejemplo, dado que la mayoría de los trabajadores con salarios bajos no tienen licencia paga por enfermedad, si faltan al trabajo debido a su enfermedad o la de un miembro de su familia, pierden ingresos cruciales que podrían ser la diferencia entre poder pagar su renta o no. También corren el riesgo de ser despedidos si pierden sus turnos de trabajo. Y si también carecen de un seguro de salud adecuado o de algún seguro en general, se enfrentan a la amenaza de abrumadoras facturas médicas. Entonces, lo que comienza como una simple enfermedad puede convertirse en un desastre financiero familiar. En el contexto de un brote de enfermedad infecciosa, como lo que estamos experimentando actualmente, tales presiones pueden hacer que sea muy difícil que las personas presten atención a los consejos de salud pública de «quedarse en casa cuando esté enfermo». Entonces, además de un problema de salud, nos enfrentamos a un problema de equidad, como lo señala este excelente artículo del New York Times: “El acceso desigual a medidas de precaución hace cortes en los mismos lineamientos que dividen a los Estados Unidos de otras maneras: ingresos, educación, y raza «.

Sin embargo, la resiliencia comunitaria e individual, la capacidad de utilizar los recursos disponibles para responder, resistir y recuperarse de situaciones adversas, puede ser promovida activamente por la filantropía y otros en el sector social. Idealmente, este trabajo se inicia antes de que ocurra un desastre, pero hay mucho que podemos hacer incluso si nuestra preparación no ha sido lo que debería haber sido. Ahora es un buen momento para recordarnos lo que mi colega y nuestros socios de la Greater Houston Community Foundation sugirieron que las fundaciones pueden hacer a raíz de un desastre natural. Sus excelentes recomendaciones son igualmente relevantes para una crisis de salud pública, como una pandemia. Asimismo, aquí hay algunas ideas adicionales provenientes de mis colegas:

  1. Pregunte a sus beneficiarios qué necesitan sus comunidades. Probablemente no haya mejor momento que ahora para extender la mano y escuchar. Sé por experiencia que los residentes y líderes de la comunidad saben lo que sería útil, pero es posible que no tengan los recursos o la influencia para obtenerlo. Use redes de beneficiarios y socios para recopilar información sobre qué apoyo se necesita y compartir recursos.
  2. Ayude a las organizaciones comunitarias y a las organizaciones sin ánimo de lucro a preparar y mejorar su planificación de crisis y preparación para emergencias para que puedan mantener las operaciones y evitar interrupciones en los servicios y programas críticos. Financiar organizaciones que ya tienen relaciones establecidas y confiables en la comunidad para aumentar sus esfuerzos de divulgación y educación. Estos pueden ser socios locales, o nacionales como NAACP o UnidosUS, que tienen redes que llegan a comunidades a menudo excluidas y ya han pensado mucho sobre cómo satisfacer las necesidades únicas de sus comunidades.
  3. Busque y apoye grupos que estén menos conectados con la atención médica y los sistemas de salud pública y financie campañas efectivas de información pública dirigidas a audiencias difíciles de alcanzar. Muchas comunidades han desarrollado escepticismo o incluso sospecha de estos sistemas basado en sus experiencias previas de exclusión, sesgo o atención deficiente. Apoye la participación de la comunidad y una mayor confianza en las organizaciones de salud pública para superar esta desconfianza y aumentar la aceptación y adopción de prácticas recomendadas e información precisa. Asegúrese de que los mensajeros y las organizaciones confiables tengan información precisa y oportuna para amplificar a sus ciudadanos y comunidades. Apoye la provisión de mensajes de educación pública en idiomas y a través de canales que llegarán a grupos que a menudo pueden ser excluidos.
  4. Proporcionar recursos a las comunidades para aumentar su resiliencia. Por ejemplo, si las escuelas necesitan estar cerradas por un período prolongado, las fundaciones pueden proporcionar fondos para computadoras portátiles o tabletas a los estudiantes que no tienen la posibilidad de mantenerse conectados con sus maestros y escuelas. Otorgue donaciones generales y sin restricciones a las organizaciones. Agilice la concesión de donaciones para que las organizaciones que realizan un trabajo crítico puedan mantener sus operaciones.
  5. Utilice todas las herramientas filantrópicas disponibles, más allá de las donaciones, y comparta lo que está aprendiendo. Las fundaciones pueden aprovechar su considerable poder de convocatoria para ayudar a las partes interesadas de la comunidad, los líderes empresariales y los líderes del sector público a colaborar para garantizar una respuesta coordinada e integral. Eleve su voz y ayude a elevar las voces de sus beneficiarios y las comunidades a las que sirven: nuestros funcionarios electos necesitan saber qué funciona y qué no. Use su influencia para abogar por mantener una infraestructura crítica de salud pública y apoyo comunitario cuando no estamos en crisis.

Como experta en salud de Estados Unidos, mis lecciones provienen desde el contexto de Estados Unidos. Más allá de los EE. UU., La mejor manera en que las filantropías pueden ayudar variará ampliamente, dependiendo del gobierno local y la infraestructura de salud pública y atención médica. Pero nuestros equipos han descubierto que estas dos reglas se aplican a casi cualquier esfuerzo financiado con dólares internacionales:

  1. Aproveche las estructuras locales y existentes. La mayoría de los gobiernos tienen procesos y estructuras establecidos para emergencias, incluso cuando necesitan apoyo externo de donantes (bilaterales, multilaterales, filantropía, etc.). Eludirlos puede crear confusión y estrés adicionales en una situación muy tensa, lo que aumenta la carga del entorno local o del país en lugar de ayudar a aliviarlo.
  2. El consentimiento es clave. Haga lo que haga, obtenga el consentimiento del gobierno y la comunidad locales. Involúcrelos en la toma de decisiones y procesos. Por ejemplo, en una crisis humanitaria (brote, ambiental o provocada por el hombre), las organizaciones de desarrollo y las ONG internacionales (por ejemplo, ONU, Save the Children, IRC, MSF) no pueden ingresar a un país para brindar apoyo hasta que el país los haya invitado o haya aceptado su oferta. Este es un ejemplo de aprovechar las estructuras existentes, que están en su lugar por una razón, así como la importancia del consentimiento. Obtenga más información sobre nuestro trabajo de salud en EE. UU.

Texto Original: https://www.fsg.org/blog/covid-19-seven-things-philanthropy-can-do

 

 

Entradas relacionadas

El Mapa AFE: ahora nos acerca más a los ODS

Comunicaciones-AFE

Segundo encuentro WINGS Latinoamérica y el Caribe.

ComunicacionesAFE

Fundación Bolivar Davivienda invita a descargar la App «Casita de Artistas»

ComunicacionesAFE

Dejar un comentario

X