Inicio » Blog » La importancia de la transversalización de los temas de genero en el sector fundacional.
Opiniones

La importancia de la transversalización de los temas de genero en el sector fundacional.

Por: Aura Lucia Lloreda, Directora Ejecutiva AFE Colombia.

Bogotá DC. 3 de agosto de 2021.

Aura Lucia Lloreda,
Directora Ejecutiva AFE Colombia.

Revisando varias de las investigaciones y de las actividades realizadas por la AFE en el 2021, me doy cuenta de que el tema de género ha sido de interés particular para nuestras fundaciones y que contamos con mucha información, que debemos entender, compartir y discutir para lograr construir herramientas que faciliten a las fundaciones incorporar de manera transversal tanto en sus programas como en su gobierno corporativo.

Parto de la premisa equivocada que existe en el imaginario colectivo, que asocia el trabajo social y el trabajo fundacional como algo que principalmente hacen de manera voluntaria o mal pagas, grupos de mujeres. Créanlo o no, esta idea sigue vigente en las realidades sociales, y para mi sorpresa se ha manifestado cuando se enteran que trabajo en este sector.

La realidad colombiana nos genera unos datos bastante preocupantes: según cifras del DANE entre marzo y mayo de 2021, la tasa de desempleo para las mujeres fue de 19% frente a un 12% de hombres. Una de cada tres mujeres en Colombia dice haber sido víctima de algún tipo de violencia sexual. La probabilidad de que las mujeres cuenten con ingresos propios es tres veces más baja que la de los hombres. En fin, las cifras no nos dejan muy bien parados: aunque Colombia es el país más avanzado en la región en temas normativos de equidad de género, esto nos demuestra el  amplio camino por recorrer para pasar de la teoría a la práctica.

Según una encuesta: Equidad de Género realizada por la ANDI en 2019, el porcentaje de mujeres en cargos directivos es del 33% y su participación en Juntas Directivas es del 25%.  El sector fundacional es espejo del sector real, y aunque muestra mejores cifras, como lo vamos a ver más adelante, nos confirma lo equivocados que están las personas que creen que el sector fundacional está dominado por mujeres, al menos en temas directivos, los datos nos muestran lo contrario.

En el estudio sobre el fortalecimiento de la Filantropía institucional en America Latina, publicado por la AFE en alianza con la Universidad de San Andrés en Argentina, el Centro de Filantropía e inversiones sociales de la Universidad Adolfo Ibáñez en Chile, Alternativas y Capacidades en México y la Universidad del Pacífico en Perú; en el que se entrevistaron a 292 fundaciones de los cinco países, sobre diferentes temas, (ver el estudio completo en https://afecolombia.org/bibliotecas/hacia1-el-fortalecimiento-de-la-filantropia-institucional-en-america-latina/ ) en términos de equidad de género en Colombia, llaman la atención algunos cifras:

  1. El 39% de los miembros de las juntas directivas de las fundaciones son mujeres. 
  2. Los porcentajes de participación femenina bajan considerablemente en las fundaciones creadas después del 2010, pasa de un 42% a un 32%.
  3. Entre más gastos tiene una fundación, menor es la participación de las mujeres. En fundaciones con gastos anuales entre US$100.001-US$500.000, la participación es de 44% y en las fundaciones con gastos de más de US$1,500,000 la participación de mujeres en sus directorios es de un 32%.
  4. La participación de las mujeres en las fundaciones empresariales es del 37% frente a un 43% en fundaciones familiares y un 42% en fundaciones independientes.

En otro estudio realizado por la AFE con el Centro de Filantropía de la OCDE sobre Filantropía para el desarrollo y la equidad de género en Colombia también encontramos algunos datos interesantes. Los temas de género los miden a través de una metodología creada por la OCDE (SIGI- Social Institutions and Gender Index) que busca mostrar el progreso de los países en equidad de género.  Este índice abarca 4 dimensiones: 1) Familia; 2) Integridad física; 3) Acceso a recursos financieros y productivos y 4) libertades civiles.

Lo que me llamó la atención (ver estudio completo en https://afecolombia.org/bibliotecas/filantropiagenero/ ) fueron:

  1. Sólo el 8% de los recursos que invierten las fundaciones en sus programas, son en temas relacionados con género.
  2. La diferencia salarial entre hombres y mujeres es de 5.8% en el sector fundacional.  En el sector real es del 15% (según encesta de la ANDI)
  3. Colombia es el único país de la región en el que las mujeres tienen el mismo derecho que los hombres de ser cabeza de hogar.
  4. El conflicto armado en Colombia dejo 6,000,000 de desplazados, de los cuales el 58% son mujeres y se calcula que medio millón de mujeres y niñas fueron victimas de violencia sexual durante el conflicto.

Considero importante destacar la labor continua de varias de las fundaciones afiliadas a la AFE, en el trabajo directo en temas de género, principalmente en programas de generación de ingresos y productividad.  También, varias fundaciones que trabajan en temas de educación incluyen temas de igualdad de género, derechos sexuales y reproductivos e intervenciones específicas en programas de primera infancia.

Sin embargo, el camino por delante es largo, y no se debe centrar únicamente en el diseño de programas que abarquen las cuatro categorías del índice SIGI; sino en temas de gobernanza de las fundaciones pues es un tema que pocas abordan.  Debemos crear las condiciones, para después generar cambios estructurales en el trabajo con las comunidades.  Por lo anterior, cobra mucha importancia el curso que está dictando el Observatorio para la Equidad de Género de la Universidad ICESI a más de 40 colaboradores de las fundaciones AFE, sobre la transversalización de los temas de género.

Lograr reconocer que hay unas brechas grandes en temas de género es el primer paso.  Una vez hayamos logrado este reconocimiento se pueden buscar cambios al interior de las fundaciones y en los programas que se desarrollen.  Invito a los lectores a que nos cuenten cómo trabajan los temas de género en sus organizaciones. Entre todos podemos lograr un cambio y desde el sector fundacional hacer un aporte significativo al ODS 5.